lunes, 5 de octubre de 2015

Una escritora no debe soñar

¡Hola de nuevo mis queridos lectores!



Una escritora no debe soñar. O al menos a mi, deberían prohibirmelo, por cuestiones de salud mental. Y es que el sábado estaba yo disfrutando alegremente de mis sueños cuando me vi inmersa no en una sino dos aventuras de lo más estravagantes y claro, como no podía ser de otra manera, otros dos proyectos veran la luz algún día.

La verdad es que fueron dos sueños de lo más divertidos y misteriosos así que aquí os dejo una breve sinopsis de cada uno de ellos, por si os apetece soñar conmigo.

LAS EXTRAÑAS VACACIONES DE JUNO

Juno tiene 12 años y es un "cerebrito", algo de lo que está tremendamente orgulloso. Se acerca el verano y lejos de estar triste y abatido, esta deseando que lleguen las vacaciones, porque este año sus padres le han apuntado a un campamento.


Juno lleva ya dos meses intentando averiguar dónde van a enviarlo. Quizá sea uno de esos campamentos para genios de Estados Unidos, aunque, bueno, ellos no tienen tanto dinero. Pero no importa, sus padres le conocen muy bien y está seguro de que será increíble.

Una semana antes del ansiado campamento, sus padres le despiertan a las cinco de la mañana diciéndole que debe darse prisa porque su autobús le espera en la Estación de las Delicias de Zaragoza. Desconcertado, Juno protesta porque no ha empaquetado sus libros, ni sus ordenadores, ni ... A lo que su madre contesta que ellos ya lo han preparado todo.

Y así, sin tiempo a reaccionar, Juno aterriza en un campamento de deportes de riesgo en Roche, en Cádiz. ¿Es que sus padres se han vuelto locos? Lo que no sabe es que cerca, muy cerca, hay un extraño campamento donde los niños son convertidos en ... Bueno ese misterio, tendrá que resolverlo Juno sino quiere ser uno de los próximos en desaparecer.

Cristina Rodrigo

LOS INVENTOS DE ELOISA

Eloisa es una niña de ocho años que no está teniendo mucha suerte últimamente. Dejando a parte su nombre, del que afortunadamente sus amigos desconocen su origen (una canción de Tino Casals), su padre viaja mucho últimamente. Y eso es malo, muy malo. Porque su padre se ha vuelto a casar.

Al principio Eloisa ve a su nueva madrastra con muy buenos ojos, Clarisa es simpática, quizá algo pija, pero esta guay saber que se siente al tener una madre. La suya murió durante el parto. Además, su abuelo Martín se ha puesto muy enfermo y por suerte han podido ingresarlo en la residencia que dirige Clarisa. Así que todo parece ir sobre ruedas, ¿o no?

No, desde luego que no. En cuanto su padre se marcha de Valdemoro a uno de sus largos viajes, Clarisa cambia por completo, enseñando una cara cruel y violenta. Gracias a un castigo de Clarisa que la encierra en el polvoriento sótano durante todo el fin de semana, Eloisa descubrirá unos libros muy interesantes con los que aprenderá a hacer grandes inventos del tebeo para conseguir que Clarisa ni siquiera pueda entrar en su habitación.

Aunque está a punto de descubrir que puede hacer algo más, puede hacer estos inventos usando magia. Porque Eloisa no es del todo humana.

Cristina Rodrigo 

¡Ah! Y por cierto, mis proyectos ya ascienden a 22.

No hay comentarios:

Publicar un comentario